lunes, 4 de agosto de 2008

El Padre Juan de Dios Trejos Picado


El Padre Juan de Dios
Escrito por Bernal Martínez Gutiérrez
(Profesor de filosofía y humanidades)

Este nombre resonó por primera vez en mis oídos desde mi infancia, desde los años escolares. La escuela de Pacayas, mi terruño, luce con orgullo el nombre de uno de los personajes más destacados de Cartago y del país.
Juan de Dios Trejos Picado, sacerdote, nació en Guadalupe de Cartago en 1853. Realizó estudios en el Seminario de San José. Más tarde, en el año de 1885, al cumplir 32 años, emprendió un viaje a Popayán, cuidad del departamento colombiano del Cauca, con la finalidad de continuar sus estudios con la comunidad de los lazaristas (Orden Hospitalaria de Lázaro). El padre Trejos debió emprender una actividad laboriosa, cargada de responsabilidades de toda índole y que iba desde la administración pública y la política, hasta el periodismo y la actividad académica, pero ejerció siempre con dignidad el sacerdocio ministerial.
Juan de Dios Trejos se desempeñó como profesor de filosofía en el Instituto Nacional en 1882, fue director del Colegio Seminario entre 1887 y 1889, donde además había impartido cátedra de filosofía en los primeros años de la década de 1880. Fue en 1891, directivo Unión Católica; a consecuencia de revueltas políticas estuvo en prisión. Un año más tarde, en 1892, fue electo diputado, cargo desde el cual libró una fuerte batalla contra las tendencias liberales que aún sofocaban la vida nacional.
Era de esperarse que Juan de Dios Trejos tuviera muchos enemigos ideológicos. Era de pensamiento conservador, aunque él jamás lo admitiera. De él escribe don Constantino Láscaris:”…hombre apasionado, siempre de extremos, para quien los hombres eran o muy buenos o muy malos, y para quien la historia era lucha de la ley y las tinieblas, no puede ser propiamente considerado un pensador sino un combatiente” (Láscaris, 1968).
Aquel combatiente de ideas polemizó con Zambrana, con Rubén Darío, Mauro Fernández y Juan de Dios Uribe, entre otros. Sus disertaciones en los diarios de la época invitaban a la confrontación. Quizá fue ya el desgaste intelectual y el cansancio físico, no tanto la edad, lo que hizo que buscara refugio en un rinconcito del noreste de Cartago, en Pacayas de Alvarado, comunidad que lo acogió los últimos años de su vida, allí murió el padre Trejos Picado a la edad de 59 años en 1912.

2 comentarios:

Fabio Fernández dijo...

Muy buena biografía.
Gracias por la contribución Bessy.

Bernal Martínez dijo...

Sobre Juan de Dios Trejos Picado ya puede hallarse una biografía muy completa, en mi libro UN HOMBRE LLAMADO JUAN DE DIOS (2012), con un total de 250 páginas, y publicado con ocasión de celebrarse el centenario de la muerte del Padre Trejos.

Bernal Martínez Gutiérrez